sábado, 17 de junio de 2017

Caos

Dos segundos. Duró tan solo dos segundos. El colchón se estremeció, el cabezal de madera forjada con angelitos chocó solo una vez contra la pared vestida de rosas setenteras;  la lámpara titiló. El suelo tembló imperceptiblemente en el piso de abajo y el vaso con agua que contenía la dentadura de don Eustaquio vibró y los dientes castañetearon de manera espasmódica. Nadie se dio cuenta. El lirio de doña Teresa se precipitó contra el asfalto y esta, que nunca había advertido tendencias suicidas en la bella planta, bajó con una escoba y una pala a recoger el cadáver. Nadie vio sus lágrimas. Un taxi se levantó del suelo, solo un segundo, y fue embestido por un camión lleno de pollos. En medio de aquel charco de sangre amarilla se formó una grieta. El dueño de los pollos la siguió con la mirada: llegaba hasta el mar. El taxista, el dueño de los pollos y doña Teresa, vieron cómo se levantaba una ola. No vieron, en cambio, cómo esa ola alentó a las otras que encontró en su camino, ni cómo se sumaron las aguas formando un monstruo de sal. El coloso llegó hasta una orilla muy lejana y levantándose furioso descargó su ira en la tierra hallada. El puño descargado pilló a los árboles por sorpresa y estos se levantaron mil metros; en su caída no encontraron un suelo que llevarse a la boca, pues donde hubo tierra ahora solo había una grieta que avanzaba imparable. Más. Más. La cola de la grieta se juntó con la boca de la grieta y el mundo se partió en dos. Nadie se dio cuenta. Dos segundos.  Dos segundos.

14 comentarios:

  1. Ese presagio que apenas se percibe y de pronto se convierte en apocalipsis,en un horror imparable. Pensé en terremotos,en tsunamis,en huracanes.. debe ser la misma sensación, esa silenciosa e imperceptible anticipación. Dos segundos,no hace falta más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Hasta la más pequeña gota de rocío caída del pétalo de una rosa al suelo, repercute en la estrella más lejana". Esto lo decía Einstein, que en el fondo era un romántico. A mi me gusta más lo de "dadme una palanca que moveré el mundo" que dijo aquel griego jajaja

      Eliminar
  2. Después de imaginar la dentadura de Eustaquio castañeteando dentro del vaso, el resto casi no he podido leerlo :))))

    Pero esos dos segundos son tremendos. Viví un par de terremotos fuertes en la Isla de El Hierro ( el resto que viví fueron temblorcitos de nada) y sí, en dos segundo se desata todo.
    Todo puede cambiar.

    Besazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh, lo siento, Pro, por lo de la dentadura. A mi es que ya no me da asco nada. Yo solo he vivido terremotos internos, de los otros, gracias al dios lovecraft, ni catarlos. Un abrazo.

      Eliminar
    2. Tranqui, que lo que me dio no fue asco sino un descojone tremendo imaginarme esa dentadura en plan castañuelas en el vaso de agua.
      ;)

      Eliminar
    3. Jajajajajaja vale, es que para mi estos temas son cotidianos. En mi trabajo limpio muchas boquitas por dentro, unas dentadas y otras no; por eso a veces no calculo el efecto que pueda causar en los lectores. :) :)

      Eliminar
  3. Pues yo creo que esto es un orgasmo. También es verdad que tengo que la mente que tengo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajaja estás pelín enfermo, verdulero. Pero sí, bien pudiera ser un orgasmo.

      Eliminar
  4. En dos segundos puede desatarse el apocalipsis.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que dura el aleteo de las pestañas de una mujer hermosa. Otro beso para ti.

      Eliminar
  5. Dos segundos son más que suficientes para que cambie el universo.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué vertigo da pensarlo. Saludos, José.

      Eliminar
  6. Imagino a los pobre pollos corriendo!! En dos segundos eres capaz de destrozar medio planeta Mujer!! Escribes de maravillas. Beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, De. Veo tu beso y añado otro :)

      Eliminar